Las Expediciones Alemanas a la Antártida.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Bienvenidos curiosos Universales.

Con el presente artículo terminamos con la serie: La Teoría de la Tierra Hueca y las expediciones a la Antártida, aunque no lo dejaremos cerrado del todo dado los constantes estudios sobre el tema y las nuevas aportaciones de científicos e investigadores.

De las nuevas teorías podríamos escribir un post pero lo vamos a Post-poner para otra ocasión.
Hoy nos centraremos en: Las expediciones Alemanas a la Antártida año 1938.
expedialema-5
Después de las expediciones germánicas de Erich von Drygalski (1901-1903) y Wilhelm Filchner (1911–1912), Alemania se había alejado de manera permanente del Polo Sur. Sin embargo, en 1938, bajo el dominio del Tercer Reich, Alfred Ritscher condujo la tercera gran expedición a la antártica.
El propósito “oficial” o más bien la excusa de la misión era asegurar en la antártica una base de operaciones para barcos balleneros. En esa época, el comercio de grasa de ballena tenía cierta importancia en la economía Alemana. La tercera expedición partió del puerto de Hamburgo el 17 de Diciembre de 1938 a bordo del barco llamado Schwabenland que era un carguero capaz de llevar consigo y lanzar Aviones.

expedialema-4
La expedición arribó el 24 de enero de 1939 a la región conocida como Dronning Maud Land que un año antes había sido reclamada por Noruega. Una vez allí empezaron las labores de reconocimiento por parte de dos aviones Dornier Wal que marcaron un área de aproximadamente la mitad del territorio Colombiano. Para reclamar este territorio, las aeronaves lanzaron banderas Nazis por todo el lugar y clavaron las banderas insignia del .barco en sitios estratégicos. Al nuevo territorio Nazi lo Bautizaron Nueva Swabia (Neu-Schwabenland).
Los nazis lejos de encontrar vastas extensiones de hielo, encontraron el lugar colmado de cuevas y pasadizos subterráneos habitables gracias a la presencia de aguas termales subterráneas. Valiéndose de estas ventajas naturales, construyeron un complejo subterráneo, una base de investigaciones de alta tecnología que poco a poco se convirtió en toda una ciudad subterránea (era sabido que para la segunda guerra mundial, Alemania estaba por lo menos 30 o 40 años adelantada en tecnología con respecto al resto del mundo, como ya os hemos contados en anteriores post.

La segunda guerra mundial no fue una guerra entre países como nos quisieron y quieren hacernos creer, sino una guerra entre sinarquías, La Alemania Nazi, manejada por la Thule Society, Italia manejada por la Compañía de Jesús, y Japón manejada por una sociedad llamada Green Dragon, se aliaron para luchar contra la Golden Dawn inglesa y Los sabios de Sión, quienes habían liderado desde Odessa la revolución Bolchevique en Rusia. La segunda guerra mundial en síntesis no fue más que la mayor crisis de una batalla entre sociedades para apoderarse del control del dinero y la forma de gestionarlo, o mejor dicho una batalla entre CORPORACIONES.

expedialema-3
Más o menos hacia 1939, la sociedad Thule a través de sus canalizadoras contactó con una raza alienígena integrada por seres de apariencia Reptiloide llamados Los grises (The Grays) o los Zetas. (Por ser originarios de Zeta Reticuli) Esta raza le proveyó a la Sociedad Thule y por lo tanto a los Nazis los secretos de muchas de sus tecnologías no sabemos aún a cambio de qué. Christopher afirma haber visto con sus propios ojos a estos Grises, cuando fue abducido a una de sus naves donde trabajaban con científicos Norteamericanos y Nazis.

Lo que si sabemos, es que a partir de ese momento tanto en sus bases en Alemania, Italia y Japón como en la Antártica, el Tercer Reich comenzó a probar una serie de aeronaves en forma de platillos que usaban una tecnología asombrosa para la época.
Viktor Schauberger, Heinrich Richard Miethe, Guiseppe Belluzzo entre otros genios, fueron los encargados de diseñar la tropa de aeronaves de última tecnología y apariencia de platillos voladores, con la ayuda de los Grises. Estas máquinas contaban con sofisticados sistemas antigravedad y sistemas propulsores de Taquión nutridos por un motor de implosión, el cual funcionaba por aire y agua llamado repulsin y que alimentaba a un motor de 20.000 V. eléctrico que era el encargado de mover la maquinaria.

ViSchauberger

Viktor Schauberger.

En 1945, varios meses después de terminada la guerra, llegaron hasta las costas argentinas de Mar del Plata un par de submarinos alemanes de última generación, capaces de permanecer hasta seis meses sumergidos, y cargados de más hombres de los que necesitaría cualquier misión usual. Transportaban una curiosa carga de cigarrillos, a pesar de que ninguno de ellos fumaba (como es tradicional entre los austeros oficiales de este tipo de naves). Los submarinos llevaban mucho tiempo en el mar, lo que es más extraño aún. La tripulación no pudo explicar satisfactoriamente su presencia en estas aguas australes ni por qué las naves estaban falsamente clasificadas con las series U-530 y U-977, correspondientes en realidad a dos viejos submarinos que en los archivos navales de la Marina Alemana aparecían incluso en reparaciones, de modo que la adulteración era una clara muestra de que se trató de ocultar la desaparición de estas naves.
expedialema-6
Los norteamericanos enviaron en tiempo récord una enorme dotación de oficiales que apresaron a los alemanes y se los llevaron a Estados Unidos, haciéndolos desaparecer. Fueron sometidos a durísimos interrogatorios. Actuaron con tal intriga y rapidez que, prácticamente, nadie supo lo que sucedió. Fue instantáneo. Sin embargo, inmediatamente después comenzaron los aliados sus “expediciones” a la Antártida, siendo la mayor de ellas la del almirante Byrd, quien volvió convencido de que los jerarcas alemanes que no estaban en Nuremberg, yacían en un secreto refugio antártico. Sus expediciones principales tuvieron lugar entre 1946 y 1947, y en ellas los americanos utilizaron sus más modernos aparatos de sondeo y rastreo, aviones y buques. Tal despliegue jamás habría tenido lugar en base a un mero rumor fantasioso os remitimos al anterior artículo de los Diarios del Almirante Byrd.

La noticia que circuló entonces, incluso entre algunos medios de prensa de la época, era que los dos submarinos habrían sido parte de un enorme convoy que salió de Alemania con Hitler y sus principales asesores hasta algún lugar secreto de las tierras australes, el “paraíso inexpugnable” del almirante Doenitz. Las naves, producto de las tormentas en altamar de ese año, se habrían extraviado y, como es común en las misiones ultra secretas, por ser parte de la comitiva de compañía, desconocían el lugar al que se dirigían, limitándose a seguir a los guías. Fue así como, extraviados y rendidos a su mala fortuna, llegaron perdidos hasta Mar del Plata.

expedialema

Pese a los intentos aliados de destruir las bases antárticas, Neuschwabenland nunca fue conquistada. Por ello toda la Antártida fue declarada “territorio hermético”. Debía olvidarse el nombre de la Antártida. Hasta se firmó un tratado internacional que prohibía las pruebas nucleares en la Antártida hasta el año 2000.

La Antártida y su omisión en la bandera de la ONU
Me gustaría llamar la atención sobre el siguiente aspecto:

¿Alguien se ha fijado en que en la bandera de las Naciones Unidas (ONU), que muestra un mapa del mundo, falta por completo la Antártida, como si no existiera? ¿Por qué aparece el Polo Norte y no el Polo Sur? Vemos Europa, Asia, África, América, Australia, Groenlandia y hasta Nueva Zelanda, pero ¿por qué se ha censurado precisamente la Antártida? ¿Acaso no es también parte del mundo?
Sumemos las impresiones que reflejamos en el artículo de la tierra hueca y tendremos una autentica teoría conspirativa.
Os dejamos un pequeño resumen de la OPERACIÓN SALTO ALTO llevada a cabo por los USA, Pero nos seguimos haciendo preguntas: ¿Buscaban a los alemanes? ¿Qué se encontraron para tener que cancelar la operación y venirse a casa con el rabo entre las piernas? ¿Por qué perdieron cerca de 1500 hombre? ¿Qué o quién les ataco y diezmo las tropas?

Richard-Evelyn-Byrd-1

Almirante Byrd.

Los siguientes son registros de los periódicos de la época:
Lugar: Las islas Marquesas, cerca de la Antártica
Fecha: Diciembre 12, 1946
El Almirante Richard Evelyn Byrd, llega a la Antártica con una expedición de más de 4700 hombres, 6 helicópteros 6 lanchas voladoras, 2 hidroplanos, 15 de otras aeronaves, 13 barcos de apoyo del NAVY y un porta aviones, el USS Philipine Sea. Se la llamo operación Salto Alto (Operation Highjump).

Apenas un año después de terminada la guerra, con la guerra fría a punto de empezar, el NAVY sufriendo una profunda transformación, con las tropas diezmadas y la economía por el suelo, ¿Cómo es posible que una exploración rutinaria de la Antártica tenga semejante despliegue militar?

La explicación oficial fue que se trataba de “una misión para probar nuestras armas en climas gélidos, buscar posibles sitios para bases polares y la exploración geográfica de la zona”. Sin embargo, la operación fue planeada escasamente en 3 semanas y debería haber durado 8 meses.
Richard-Evelyn-Byrd-7

Expedición Americana.

Las primeras semanas fueron dedicadas a labores de reconocimiento de la zona, luego, un mes después de haber iniciado las labores, la misión fue abortada y nunca se dieron explicaciones de lo sucedido salvo el afirmar que fueron ciertos incidentes que envolvieron varias de las aeronaves. El almirante Byrd fue interrogado en Washington por lo sucedido. El 5 de marzo de 1946, el periódico El Mercurio de Chile, publico la siguiente entrevista al Almirante Byrd por parte del periodista Lee van Atta en un artículo titulado “A bordo del USS Monte Olimpo en alta mar”: “El Almirante Byrd declaró hoy que era imperativo para los Estados Unidos iniciar medidas de defensa contra una posible invasión de aeronaves provenientes de los Polos ‘Yo no quiero asustar a nadie pero es una amarga realidad que en caso de guerra los Estados Unidos serán atacados por aire desde uno o ambos polos, lo más importante que arrojó la misión fue darnos cuenta del efecto potencial que esto puede tener en la defensa de los Estados Unidos=.” El almirante Byrd confirmó estas declaraciones tiempo después.
¿Qué asustó tanto al Almirante Byrd que lo obligó no solamente a abortar la misión sino además hacer estas declaraciones? Es claro que el Almirante Byrd tuvo un encuentro cercano con los platillos voladores Nazis enviados en ataque frontal desde la base subterránea Nazi en la Antártica en el que perdió algunos de sus hombres. Como dato curioso, Nueva Swabia no hizo parte de los territorios devueltos a los Aliados por parte de los Nazis, lo que hace de esa olvidada región de la Antártica el único territorio conquistado por el Tercer Reich que nunca perdió oficialmente después de la guerra.

expedialema-2

Resto de avión ¿Estrellado? o ¿Abatido?

Me gustaría llamaros la atención en la cantidad de militares desaparecidos después de terminar la Segunda Guerra Mundial, miles de ciudadanos alemanes comienzan a desaparecer, especialmente personas sin familia y huérfanos (había muchas de estas personas gracias a los bombardeos aliados sobre núcleos de población alemanes, por ejemplo Dresden, donde perecieron carbonizados 400.000 civiles en una noche).

Pero también durante la guerra se declaró fallecidas a personas que no murieron entonces. Miguel Serrano contó en una entrevista, que le habían mostrado una gran lista de personas que “oficialmente” habían muerto durante la guerra mundial en accidentes automovilísticos. Le aseguraron que esas personas no habían muerto entonces, sino que habían sido “sacadas de Alemania”… ¿Cuántos sarcófagos habrá enterrados en los cementerios alemanes que nunca contuvieron restos mortales?

Y no se vallan todavía, aun ay más!!!: En Abril de 1945, 50.000 soldados alemanes estacionados en Noruega* “desaparecieron” de la faz de la Tierra de la noche a la mañana, sin que nadie haya vuelto jamás a tener noticia de ellos. Los aliados nunca hicieron comentarios respecto a este “incidente”. ¿Se había tragado la Tierra a esos 50.000 soldados o es que se habían desintegrado espontáneamente? En absoluto, fueron llevados a Neuschwabenland, al igual que los demás “desaparecidos”.

Es cuanto menos curioso, precisamente Noruega, uno de los territorios que, junto con la costa norte alemana y Dinamarca, la Wehrmacht defendió y mantuvo en su poder hasta su capitulación, mientras que el resto de Alemania ya estaba ocupada. ¿Por qué eran tan importantes Noruega, Dinamarca y la cosa norte alemana (Schleswig-Holstein)? Porque desde allí se realizó la evacuación hacia Neuschwabenland, de un puerto noruego salió el famoso convoy de submarinos que llevaba a Adolf Hitler rumbo Neuschwabenland. Cualquiera puede comprobar en los libros de Historia que, incluso a principios de Mayo de 1945, a punto de terminar la guerra mundial, el Reich mantenía la defensa de estos territorios, vitales para sus planes.

Y respecto a esta desaparición de soldados en Noruega, reproducimos a continuación lo que recoge el autor O. Bergmann en su libro “Deutsche Flugscheiben und U-Boote überwachen die Weltmeere” (“Platillos y submarinos alemanes vigilan los mares del mundo”), en el capítulo “Die Absetzung reichsdeutscher U-Boote vor 1945” (“La evacuación con submarinos alemanes antes de 1945”), las reflexiones que un austriaco, antiguo soldado de la Wehrmacht que sirvió durante todo el tiempo de guerra en los países escandinavos. El autor Bergmann lo explica así [sigue traducción al español]:

tierra-hu-1
“Hace tan sólo unos pocos meses que nos visitó un antiguo soldado alemán (austriaco), que entre 1939 y 1945 sólo estuvo en servicio en los países escandinavos y nos explicó: «En Abril de 1945 en Noruega se dirigieron a mí, a solas y de forma premeditada. Se me dijo que podía ir a Kristiansand [N. del T.: un lugar], que allí estarían submarinos preparados para la evacuación. Yo rechacé la propuesta argumentando que como soldado no había cometido ninguna falta, y que por tanto no tenía por qué huir, iría a prisión [N. del T.: los soldados rendidos eran internados en campos de prisioneros]. Sólo cuando leí sus escritos de la editorial HUGIN caí en la cuenta respecto de qué se trataba realmente esa evacuación con submarinos».

Y como el propio Bergmann, comentando esto, aclara, “en ese momento no se pudo decir abiertamente a nadie, para excluir toda traición. En este sentido es interesante también el que sólo se dirigieran a personas que parecieran de confianza, quienes quizá antes habían estado siendo vigiladas durante un tiempo”.

Podríamos seguir llenando el post con historias de las expediciones alemanas al polo sur pero si realmente queréis profundizar más os remito a un gran historiador español Felipe Botaya y más concretamente a su libro Antártida 1947 la guerra que nunca existió, vale! ya sé que os cuesta leer, a mí me ocurre lo mismo, así que os dejo una conferencia de Felipe Botaya sobre lo mencionado.

Ver Vídeo.


Documental Ruso sobre las operaciones Alemanas y Americana en la Antártida.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×